Importancia de nuestra salud mental

La Salud mental es de suma importancia para mantener en balance nuestro cuerpo entero, y asi evitar enfermedades, como la depresión o simplemente vivir en constante tristeza o enfocados solo en lo negativo.

A través de nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones le hablamos al mundo, realmente expresamos lo que llevamos dentro.

Recordemos que la paz se origina en el interior de cada uno, y que si deseamos verla reflejada en nuestro alrededor necesitamos expresarla en la vida cotidiana, en el espacio familiar, de pareja, de amigos, de trabajo, consciente y voluntariamente.

Lo primero que necesitamos hacer es reconectarnos con ella, poniendo nuestros asuntos afectivos en orden y en paz. A través de la práctica del perdón y la reconciliación, con nosotros mismos, con los demás, con el mundo y con Dios, es como podemos abrirnos a experimentar de nuevo mejores pensamientos y sentimientos. La empatía, la solidaridad, la comprensión, la tolerancia, la paciencia y, especialmente, la aceptación y el respeto a nuestras diferencias y el reconocimiento de nuestras semejanzas, son herramientas esenciales que nos ayudarán a conseguirlo.

Pasos que pueden acercarnos al objetivo:

Dejar el pasado atrás. Mantener presente el recuerdo de momentos y situaciones difíciles solo hará que nuestras heridas emocionales tarden en cicatrizar, manteniéndonos en un estado alterado que nos lleva a reaccionar de la peor manera y contribuye con nuestro malestar. Tendríamos que preguntarnos: ¿hasta dónde y hasta cuándo sufrimos a causa de algún evento pasado?

Cambiar la perspectiva. Podemos tomar la decisión, de interpretar lo sucedido como una oportunidad para aprender, crecer, poner en práctica lo aprendido y, sobre todo, ganar la fortaleza y la serenidad que surgen de la madurez obtenida con este tipo de experiencias. Así nos aseguraremos de no repetirlas.

Buscar herramientas. La inspiración llega a nuestras vidas muchas veces a través de otros. Pedir ayuda y estar abiertos a recibirla puede ser el camino más efectivo para obtener el resultado que buscamos. Es oportuno recordar que no es la teoría sino la práctica del conocimiento y las herramientas lo que en realidad puede llevarnos a la transformación y a la superación de las situaciones difíciles. La lectura inspiradora también puede ser un maestro que nos lleve a practicar la mirada interior para reconocer en nosotros los pensamientos y las emociones negativas, que nos dificultan estar en paz.

Practicar el no juicio. Esta herramienta me encanta por la efectividad que tiene. Al momento en que resistimos el impulso de juzgar o criticar una persona o una situación, inmediatamente sentimos la liberación de la ansiedad y de la alteración a la que nos lleva este comportamiento. Bien vale la pena aprender a hacer comentarios solo cuando ayuden a contribuir con una solución o un cambio para mejor.

Practicar la meditación. Es definitivamente un instrumento idóneo para extender la sensación de paz en nuestro interior. A través de ella podemos reconocer los pensamientos negativos y las emociones alteradas asociadas y, lo más importante, canalizar dichas emociones y cambiar los pensamientos que las alimentan. Con una sencilla práctica –ojalá diaria– podemos recuperar y mantener el balance necesario para convertirnos conscientemente en un instrumento pacificador.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.